jueves, 11 de junio de 2009

HISTORIA DE LOS PROBLEMAS DE APRENDIZAJE



Podríamos distinguir varias frases en el estudio de los problemas de aprendizaje. Hasta antes de 1800 las personas que sufrían de algún problema de aprendizaje eran considerados como deficientes mentales, o lo que se denominaba de “lento aprendizaje”. Se decía que este problema era heredado y que no había nada que hacer para mejorar su situación.
De 1800 a 1930 se estudiaron muchas de las funciones cerebrales especialmente a partir de accidentes traumáticos que alteraban alguna de las áreas del cerebro y que al morir lo pacientes las autopsias revelaban lesiones en determinadas partes del cerebro que correspondían a funciones específicas. Así fue como en 1879 Paul Broca encontró que las personas con lesiones cerebrales en el hemisferio frontal izquierdo perdían total o parcialmente el habla. En 1908 Carl Wonmiche encontró que el lugar en que se localizaba la comprensión del lenguaje era el lóbulo temporal.
En 1923 Henry Head describió lo que él denomino “afasia” o pérdida del habla, pero que no significaba la pérdida de la comprensión del lenguaje. Este descubrimiento permitió localizara a partir de la “prueba de afasia” las lesiones cerebrales no solo por traumatismo externo, sino también por accidentes cardiovasculares que producen ciertas hemorragias o infartos cerebrales cuyas secuelas son que los pacientes quedan todos o parcialmente mudos, anquen comprenden el lenguaje hablado. Otros pacientes pierden solo ciertas relaciones lógicas.
K. Goldstein, estudio también a soldados lesionados y según la localización de las lesiones cerebrales pudo comprobar ciertas alteraciones del pensamiento, como problemas perceptuales, conductas perseverativas, pérdida de la memoria inmediata, destructibilidad, etcétera.
En 1940 Worrnen y Stratuss ampliaron los estudios de Goldstein. A niños que habían sufrido lesiones cerebrales al nacer, o como resultado de golpes o fiebres durante la primera infancia. De todo los estudio del cerebro se dedujo la posibilidad de trabajar en la recuperación de las afasias, como se llamó a las lesiones sufridas por lo niños. Orton y después Fernald crearon centros para el tratamiento de niños con problemas de origen cerebral. Más tarde, Cruickshank, Frsting, Keplhard, Kirk y Mybelbast trabajaron en este mismo siendo dando a los síntomas diferentes nombres: lesiones cerebrales, disfunción cerebral, problemas preceptúales, síndrome de Stratuss y finalmente problemas de aprendizaje.
Cada uno de los especialistas subrayada un aspecto del síndrome y trataba ese síntoma especialmente: por ejemplo. Fristing insistía en los aspectos perceptuales. Strauss en la hiperactividad, y así otros, hasta que se llego a la descripción de la disfunción cerebral mínima. Esta última acepción fue un cajón de sastre, cómo lo había sido la dislexia. Se abrió tanto la definición que ahí cabía cualquier cosa.
Entre 1960 y 1980 el término dificultades de aprendizaje se volvió popular. Se crearon escuelas especialistas para tratara a los niños diagnosticados con ese síndrome, se prepararon materiales, se capacitó a maestros y se obtuvieron buenos resultados; pero, como siempre, se abusó del diagnóstico, ya que muchos niños que no necesitaban permanecer en un centro especializado eran retirados de las escuelas y llevados a un centro especializado pro largo tiempo. Ante este sistema de exclusión hubo que hacer estudios muy serios para aconsejar que un niño fuera remitido a un centro especializado.
Entre 1980 y 2000 se establecieron nuevos proyectos y junto con las otras discapacidades se trabajo para que los niños con problemas de aprendizaje permanecieran en las escuelas regulares y que ahí mismo se les diera la atención que necesitaban. Se ha tratado de capacitar a l os maestros de grupo y forma en las escuelas salones de recursos donde los niños que lo necesitan puedan recibir la atención especializada recomendada.
Sabemos que muchos niños que recuperan o abandona la escuela lo hacen debido a los problemas de aprendizaje y no a la incapacidad intelectual. Sabemos también que muchos fracasos se deben a la inmadurez o falta de preparación para que un niño tanga éxito en el escuela. El factor cultural también se ha tenido en cuenta y se sabe la importancia que tiene lo niveles social y cultural del niño para dale, en caso necesario, el apoyo que no recibe o no ha recibido en medico social. Se tiene ya una noción más clara de lo que es la diversidad y, como veremos, se acepta que la diversidad en la escuela se ha vuelto una urgencia que no podemos omitir. El que los maestro de la escuela regular estén mejor capacitados para entender el tipo de aprendizaje que requieren los niños, los estilos de aprendizaje de cada uno, los modelos y estrategias que pueden ser más útiles, resulta ahora algo que no se puede obviar. Por toro lado, es importante saber que hay niños que funcionan muy bien en general, pero que hay un área o varias ´pareas que el niño lo lograría dominar; de ahí que haya solicitará la evaluación de las áreas en las que el alumno tiene problemas, lo que perimirá trabaja con él, con o sin la ayuda del especialista.
No podemos pasar por alto tampoco la ayuda efectiva que pueden darnos ciertos instrumentos como la computación, los videos, los juegos educativos y los libro hablados. Hay una sin número de apoyos que el maestro debe conocer y poco a poco utilizar con los estudiantes que hoy requieran.

4 comentarios:

  1. Hola, muy interesante lo que describes. Sólo que me hubiera gustado que citaras las fuentes y la bibliografía.

    ResponderEliminar
  2. hola podrias enviarme las fuentes bibliograficas de la info porfa, me ineteresa para hacer un trabajo de investigacion mi correo glori_pardo@hotmail.com

    ResponderEliminar
  3. Creo que el citar es un aspecto fundamental al tratar un tema, por lo demás, sumamente interesante.

    ResponderEliminar
  4. Hola! podria ser que me envies las fuentes bibliografiacas de la informacion redactada por favor.
    Gracias

    ResponderEliminar